La gran boda armenia

Como empresa de wedding planners es un orgullo poder organizar bodas de otras culturas tan diferentes a las nuestras, de ahí que cuando conocimos a Jack & Anna fue todo un reto para nosotras organizar una gran boda armenia.

Y si, sinceramente hay muchísimas cosas diferentes a una boda española. Aunque nosotras ya hemos organizado otras bodas que culturalmente difieren mucho de las nuestras, como bodas hindúes, bodas libanesas, bodas italianas, rusas, y luego otro tipo de bodas que se parecen más a las bodas españolas como las bodas americanas, inglesas, alemanas, holandesas en fin…con 20 de experiencia en el sector de eventos y bodas, ya podéis imaginar la cantidad y variedad de bodas que hemos tenido la suerte de organizar.

Pero sinceramente nunca antes habíamos organizado una boda armenia, así que nos pusimos mano a la obra para buscar en San Google toda la información sobre este tipo de celebración y no creáis que hay demasiada información. La mejor información por eso, nos la ofrecieron los propios novios que nos contaban en nuestras reuniones tradiciones armenias, que a mi personalmente me apasionaban por todo su simbolismo.

Así que a principios de agosto los novios se dieron el “Si Quiero” en el imponente Templo del Sagrado Corazón de Jesús, o como le llamamos en Barcelona, el Templo del Tibidabo que corona la montaña de Collserola con sin duda, las mejores vistas a toda la ciudad.

Como veréis  los novios entraron juntos porque ya se habían visto previamente, ya que el día de la boda el novio junto a su familia van a casa de la novia. En este caso Anna eligió el Hotel Arts y sus imponentes vistas al litoral barcelonés para recibirlos allí y todos juntos salieron hacia la ceremonia.

La ceremonia religiosa llamada el Harsaniq fue oficiada por un sacerdote católico armenio. Es muy importante el papel del padrino de honor porque entre cosas, es el que levanta la cruz sobre las cabezas de los novios legitimando la unión. Después, el sacerdote acerca las frentes de los novios hasta que se tocan ligeramente y esto simboliza que cada uno de ellos puede tener opiniones diferentes pero deben encontrarse y llegar a un acuerdo basándose en la confianza, la solidaridad y en el amor que se procesan.
Otro símbolo muy significativo, y momento muy emotivo de la ceremonia, esta la coronación de la pareja como rey y reina. Con este acto se simboliza la entrega del poder y la autoridad a la pareja, para la conducción de los destinos del hogar y la familia.
Para finalizar, los novios reciben la bendición a través de las oraciones, beben de una copa de vino bendecido, y de esta manera se comprometen a enfrentar la vida como una sola persona, compartiendo las alegrías y tristezas, la fortuna y la enfermedad.

Una vez acabada la ceremonia todos los invitados y la pareja salieron rumbo a Mas Cabanyes, un magnífico espacio ubicado en Argentona del que tenemos muy buenos recuerdos y donde ya hemos organizado otras bodas: https://www.sophiekorsweddings.com/una-boda-en-mas-cabanyes/

Para el aperitivo que celebró en la era de la casa, utilizamos tonos pasteles como el rosa, blanco y ocre y sonaron notas flamencas de un maestro guitarrista que toca que es una maravilla.

También montamos un photocall con las iniciales de los novios para que los invitados se hicieran fotos allí y la verdad es que fue un éxito porque no dejaron de fotografiarse allí ni un segundo!

Para el seating plan utilizamos los elegantes espejos donde de manuscribieron los 300 nombres de los invitados a la boda.

Una vez acabado el aperitivo, pasaron a la sala del banquete donde se montó un escenario enorme porque allí iban a pasar los mejores músicos armenios que no pararon de tocar desde que entreron en el salón. Las bandas armenias se mezclaron también con la inigualable voz de Mónica Green, que fue un honor tenerla de nuevo en una de nuestras bodas. Desde luego la música es un pilar importantísimo en las bodas armenias ya que no pararon de bailar en toda la noche y es otro de los símbolos que marcan este tipo de bodas, la alegría del baile.

El el salón del banquete, los novios se sentaron en una mesa para ellos dos solos y lo que hicimos fue elevarla con un pequeño escenario y lo llenamos de jarrones de hortensias, rosas blancas y muchas velas. El resto de invitados estaban sentados en mesas redondas y como en Mas Cabanyes hay mucha altura, volvimos a apostar por centros de flor alta y como habréis observado en las mesas y antes de que lleguen los invitados, ya había comida esperándoles. Y es que como en las bodas armenias no paran de bailar comen a su gusto y saben que en la mesa siempre habrá comida para ellos y lista para comer.

Otro momento maravilloso de esta boda fue cuando Anna se cambio el precioso vestido que llevaba de corte princesa por el traje de novia nacional armenio e hizo un danza en solitario mientras todos los invitados de la boda la rodeaban y el novio estaba sentado en una silla frente a ella. La danza típica armenia fue espectacular  y la novia la bailó con muchísima dulzura. En un momento dado el novio se levantó de la silla y se unió a esta danza con Anna. Sinceramente una de los momentos más bonitos que hemos vivido en un evento así, los novios perfectamente coordinados bailando al unísono las canciones  que tocaban los músicos armenios.

Y como colofón final, en los jardines de Mas Cabanyes se cortó un pastel enorme a la vez que habían fuegos artificiales ¡Fue todo impresionante!

Muchísimas gracias a los novios y a sus familias por una boda tan entrañable y que siempre recordaremos.

Fotografías: Olya Kobruseva.

 

 

 

 

Write a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies